Prijeđi na glavni sadržaj
Bosch Security and Safety Systems I Spain
Museos

Los detectores de intrusión previenen la entrada de ladrones y los posibles daños en el Museo de guerreros de terracota

Las rápidas alarmas a prueba de fallos proporcionan seguridad en el Museo del mausoleo del emperador Qin Shi Huang en China

Pabellón de exposición del Museo de guerreros de terracota en China

Turistas de todas partes del mundo experimentan un encuentro con la historia en uno de los patrimonios culturales más visitados de China: el famoso Museo de guerreros de terracota y el Palacio de verano. Entre bastidores, los detectores de intrusión de Bosch protegen las irreemplazables esculturas, armas y ornamentos de ladrones y posibles daños.

Guerreros de terracota en el foso

Para los operarios de museos, galerías y ciudades históricas mostrar exposiciones públicas supone un arma de doble filo: por un lado quieren ofrecer al visitante una rica experiencia con contexto histórico que no se vea obstruida por barreras y limitaciones obvias. Pero por el otro lado, tienen que asegurar la seguridad e integridad de los tesoros culturales que se muestran. Lograr este equilibrio es especialmente importante en lugares que son patrimonio de la humanidad de la UNESCO como el mausoleo del emperador Qin Shi Huang, situado en Xi’an, China. Descubierto en 1974, el lugar alberga un ejército de 2000 años de antigüedad hecho de estatuas de arcilla, los Guerreros de terracota, que guardan la tumba del primer emperador de China.

Público mirando las figuras de terracota en el foso

Cuando el sistema de detección de intrusos se quedó obsoleto en el Museo de guerreros de terracota y necesitó una actualización, surgieron varios retos clave en cuanto a seguridad: primero, el elevado volumen de miles de visitantes diarios pedía un sistema de alarmas rápido a prueba de fallos si los elementos expuestos están en peligro. Aparte del riesgo constante de posibles ladrones que quisieran robar los elementos expuestos, la mayor amenaza proviene de los turistas a los que se les caen los teléfonos móviles o cámaras a los fosos, rebasan las zonas acotadas y podrían causar daños. Segundo, la solución instalada debía funcionar en condiciones extremas, ya que los fosos que albergan varios miles de estatuas de guerreros de arcilla contienen grandes cantidades de polvo que pueden impedir la labor de los detectores.

Detector de intrusión montado en un foso

Y tercero, el sistema de seguridad debía ser discreto sin interferir en la experiencia de observar a los guerreros y las estatuas de los caballos a escala natural. Con estos factores en mente, los expertos de Bosch desarrollaron una combinación de varios cientos de detectores de intrusión en los 16.300 metros cuadrados del área museística. Con el fin de lograr una detección rápida de fallos de seguridad, el equipo instaló detectores montados en las paredes a lo largo de los fosos donde se encuentran los guerreros de arcilla y lo complementó con detectores instalados en el techo por encima de las áreas por donde pasan los visitantes y aquellas que están abiertas.

Los detectores de paneles de intrusión de la G-Series de los fosos utilizan un sensor piroeléctrico con infrarrojos (PIR) y tecnología de procesamiento adaptable del ruido por microondas.

Los detectores, integrados en los paneles de control G Series, se basan en tecnologías de radar Doppler de microondas e infrarrojos, mejoradas por algoritmos de procesamiento First Step (FSP), para detectar cambios en las señales de energía infrarroja y radar cuando una persona sobrepasa un límite de seguridad predefinido en el interior del museo y a lo largo del perímetro. Para eliminar las falsas alarmas debidas al polvo y a otras interferencias ambientales, los detectores de los fosos utilizan sensores de infrarrojos pasivos (PIR) y radar Doppler de microondas. Como característica especial, los detectores de movimiento montados en el techo ofrecen una detección de intrusión precisa aunque estén montados en lo alto de los techos abovedados de 4,8 metros de altura del Museo del Ejército de Terracota; superando con creces los límites de los detectores de techo estándar en más de dos metros.

Paneles de intrusión de G Series

En caso de producirse un intento de intrusión, los paneles de control de G Series de Bosch activan una alarma en la sala de control del museo en solo dos segundos. Además de la localización exacta del detector activado, el equipo de seguridad también recibe en tiempo real imágenes de la escena desde una cámara de vigilancia, que son posibles gracias a la integración de una plataforma de seguridad de vídeo de terceros. Esta inteligencia in situ permite que el personal responda de manera rápida y eficaz.

Aunque el público no lo perciba, el sistema de seguridad integrado también da respuesta a otro requisito clave para los operarios de museos: teniendo en cuenta que una gran parte de las piezas exhibidas se almacenan en otro lugar cuando es necesario, pero deben estar salvaguardadas de los ladrones, los detectores de Bosch protegen las instalaciones de almacenamiento que, gracias a ello, pueden prescindir de vigilancia humana, lo que conlleva un ahorro notable de costes personal. Esta situación es ventajosa para ambas partes: los operarios del museo están tranquilos al saber que la exposición histórica está segura de ladrones, daños e intrusión. Y los visitantes disfrutan de una experiencia íntima y personal al contemplar objetos antiguos sin ningún tipo de vallas o barreras que limiten la experiencia.

  • Exterior del Museo del mausoleo del emperador Qin Shi Huang
“La cooperación con Bosch es un excelente ejemplo de protección moderna de alta tecnología en edificios históricos. Los sistemas de alarma de intrusión ayudan a actualizar el nivel de seguridad de estos lugares históricos únicos".
Ren Xuxin, jefe del proyecto de actualización de la seguridad en el foso de guerreros de terracota y caballos de Xi’an
Icono de descarga

Descargue la historia de un cliente como archivo pdf aquí.

Compartir esto en: